jueves, 13 de diciembre de 2007

MUJER NECIA...


MUJER NECIA, MUJER SABIA


Proverbios 12: 4 " La mujer virtuosa es corona de su marido; mas la mala como carcoma a sus huesos.
Hay dos actitudes importantes que nutrirán nuestro matrimonio y ellas son: 1. Respeto 2. Admiraciòn
Estas dos actitudes traerán muchos frutos a nuestro hogar como son la prosperidad y la unión.
RESPETO Esta actitud es básica para que la relación de pareja no sufra heridas que con los años si no se cuidan pueden volverse en verdaderas llagas que jamas podrán cerrarse.
La verdadera calidad humana, tu verdad interior, la mansedumbre o la violencia siempre quedará al descubierto a la hora de tener fuertes desacuerdos con tu esposo e incluso por cosas insignificantes; es allí donde debemos exigimos auto-control para no abrir la boca de una forma necia y faltar le al respeto a nuestro esposo.
Cuando el respeto a nuestro hombre se pierde amiga mía, el amor se seca pues empiezas a anteponer el egoísmo y tu propio sentimentalismo ¿Quieres proteger el amor?, te doy un consejo el silencio será tu mayor arma , esto te ayudará a desarrollar agudeza femenina la cual te dará el Espíritu Santo de Dios para poder ser una mujer sabia.
ADMIRACIÓN Ella es fundamental para decidirte cada día a querer seguir con amor y verdadero compromiso al lado de tu pareja.
Es lamentable ver como hay mujeres que se casan muy enamoradas y a medida que el tiempo pasa van perdiendo poco a poco la admiración que un día dijeron sentir por su esposo. Algunas expresiones como: "Es que cuando me casé con él su futuro prometía tanto","no tiene nada de deseos de superación es tan conformista" "en realidad no siento que haya nada en él que me motive a admirarle" y otras mas. Pereciera ser que son mujeres que solo aman lo que ven y sienten, que se desilucionan porque a la hora de la convivencia sus expectativas no se cumplieron.
Para admirar a nuestro esposo tenemos que interior izarlo y sentirnos orgullosa hasta de sus mas pequeños logros Yo soy la fans No 1 de mi esposo estoy pendiente de que el domingo luzca bien vestido, soy la que mas aplaude en sus predicas y me siento orgullosa de el.
Mis amadas hermanas Dios hizo a la mujer del hombre, para ser una bendición que adorne. Somos su gloria, el hombre es nuestra cabeza y nosotras somos su corona deleitosa. Si somos necias causamos vergüenza, deshonramos a nuestros esposos e hijos.